TO BE

Ando de visita. De mamá cuidando al enfermo. Nada grave, no hay de qué preocuparse. El asunto es que no puede hablar, entonces,en esta pieza, "Callao el loro". Ahora, la super paz que te ofrecen las clínicas es bien poca. En este caso, están haciendo remodelaciones. El pobre enfermo busca la paz, y ahí tienes el taladro en tu oreja, con el pobre enfermo tratando de dormir. A-ta-can-te.
Por lo menos esta clínica tiene una vista "top". La vista con el que todo puertovarino sueña: El lago, el volcán, los cerros... lindo día para estar aquí mirando para afuera, aunque encerrado. En fin, relleno para tener una entretención en mi nuevo trabajo enfermeril. Uno igual se siente como salvando el mundo, aunque no haga nada más aparte de ESTAR.
Estoy extremadamente feliz de que sea sábado. Necesito partir la semana con las pilas puestas...

No comments: